sábado, 17 de enero de 2009

Sobre el espíritu emprendedor

El capítulo siete del libro trata sobre el espíritu emprendedor. Y para mí es cuando empezamos a entrar en materia. Los capítulos anteriores, sobre la web 2.0, 3.0 , etc. y los modelos de negocio, me resultan muy familiares y estimulantes.
Por qué se emprende menos en España? En mi opinión hay demasiadas trabas administrativas y regulatorias. A pesar la ventanilla única, los emprendedores tienen que lidiar con demasiados trámites, papeles y permisos para crear una empresa. El que haya 3 administraciones: local, autonómica y estatal, tampoco ayuda.
Organismos como la Agencia de Protección de Datos (APD) y leyes como la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) parecen encaminadas más a entorpecer la actividad empresarial que a proteger los derechos de los ciudadanos. Desde luego las multas que imponen me parecen abusivas en relación al daño que pretenden evitar.
Hace muchos años, cuando era estudiante universitario, encontré una oportunidad d enegocio, y quise funda runa empresa. Empecé como autónomo y me saqué mi licencia fiscal, y empecé a emitir mis facturas. Pronto descubría que tenía que darme de alta en la Seguridad Social. Difícil entender para qué, si pensamos a qué se destinan los fondos de la Seguridad Social: asistencia sanitaria, desempleo, formación y pensiones. Tenía seguro médico privado, y seguro médico público, como estudiante universitario, tengo que pagar una tercera vez? Siendo autonómo, no tenía derecho a paro; así pues, con ingresos precarios, tenía que pagar para que otros recibieran un subsidio por no trabajar? Estaba formándome en la universidad, y poniendo en práctica mi propia idea de negocio, no necesitaba formación adicional. En cuanto a las pensiones, esto lo puedo entender, aunque me hubiera gustado tener la opción de utilizar un fondo de pensiones privado, y poder elegir qué cuota poner inicialmente, Cuando tienes pocos ingresos y eres joven, tienes que pensar en sobrevivir la próxima semana, mes, o año; no ahorrar para dentro de 40 años. En cualquier caso, el problema es que el nivel de ingresos que obtenía con mi trabajo como autónomo a tiempo parcial, aproximadamente 30.000 pesetas al mes (180 EUR), apenas cubría la cuota de la Seguridad Social, que además era fija, tuviera o no ingresos. En este caso Hacienda era más justa, sin ingresos, no se pagan impuestos. Así que me encontré en la tesitura de trabajar para que mis ingresos se los llevara la Seguridad Social, un fin loable, por lo solidario, pero poco estimulante, al menos para mí; o dejar de lado la actividad y centrarme en los estudios.
Así que nos encontramos aquí con una primera dificultad para que los estudiantes universitarios españoles puedan emprender, una barrera de entrada que hace que no puedas emprender a tiempo parcial - o al menos te lo dificulta económicamente. Si en Estados Unidos tuvieran las mismas reglas, probablemente no existirían ni Microsoft, ni Google, ni Dell, ni HP, todas ellas fundadas por estudiantes universitarios que todavía no habían acabdo sus carreras.
Publicar un comentario