sábado, 8 de diciembre de 2012

España retrocede dos puestos en el ránking de países por su facilidad para hacer negocios

España ha pasado al puesto 44 en el ránking Doing Business 2013, del Banco Mundial. El año pasado estaba en el puesto 42. Este ránking mide la facilidad para hacer negocios en 185 economías.

El ránking se basa en la puntuación obtenida en 10 categorías: Apertura de un negocio, Manejo de permisos de construcción, Obtención de electricidad, Registro de propiedades, Obtención de crédito, Protección de los inversores, Pago de impuestos, Comercio transfronterizo, Cumplimiento de contratos y Resolución de la insolvencia.

Donde peor estamos es en la Creación de Empresas, con el puesto 136 (en 2012, el 134), con el doble de procedimientos que la media de la OCDE, y más del doble de tiempo necesario para los trámites. En coste de tramitación y capital necesario en cambio estamos alineados. Por tanto el resultado global de este área es desfavorable para España frente a la media de la OCDE.

El siguiente punto negro es la Protección de los Inversores, con el puesto 100 (en 2012, el 98), con menor transparencia en las transacciones que la OCDE, mayor responsabilidad para los directivos, y mucha menor capacidad de los accionistas para reaccionar frente a la mala gestión de los directivos.

Parece que sólo centrándonos en estos dos puntos, se podrían realizar reformas que atrajeran más capital extranjero y facilitaran la creación de empresas. Los índices no hablan de los requisitos fiscales  para el primer año de funcionamiento de una empresa, que es donde tenemos mayores desventajas frente a otros países, como Reino Unido. De ahí el éxito de iniciativas que ayudan a los emprendedores a crear empresas en Inglaterra.

Las reformas realizadas en España en los 3 últimos años se centran en el Empleo, el Comercio Exterior, la Creación de Empresas y la Resolución de Insolvencias. El último cambio legal es un encarecimiento de la Justicia, que hará inviable para los empresarios utilizar la vía judicial para cobrar deudas de importe inferior a 1.000 EUR, ya que las costas serán mayores. Antes de esta reforma, España estaba en el puesto 20 (el 21 en 2012) para Resolución de Insolvencias, con unos valores muy similares a los la OCDE.

En el ránking global, estamos entre Perú y Colombia, que sólo nos ganan en dos categorías (Creación de empresas y Protección de Inversores), pero con gran ventaja. A lo mejor nuestros gobernantes podrían fijarse en cómo lo hacen por allí.


Los países que más mejoraron entre 2011 y 2012: son Polonia, Sri Lanka, Ucrania, Uzbekistán, Burundi, Costa Rica, Mongolia, Grecia, Serbia y Kazajistán. Los gobernantes de estos países se tomaron más en serio que los nuestros la idea de que para salir de la crisis es necesario hacer reformas que nos hagan más competitivos.


¿Qué reformas crees que serían las más urgentes para mejorar la facilidad de hacer negocios en España?

Publicar un comentario